"Mis opciones eran un puente o un implante permanente. A la larga, un implante merece la pena: probablemente sea el mejor modo para poder disfrutar de las comidas y no tener que preocuparse porque le ocurra algo al diente en los próximos años."

Sally, 61