"Las cosas mejoraron mucho, y también mi calidad de vida: fue realmente estupendo. Llevo 17 años sin preocuparme al hablar o comer, y eso me ha quitado un gran peso de encima." 

Ray, 75