Los implantes contribuyen a la conservación del hueso maxilar

¡Mantenga su hueso maxilar en plena forma!

1 2 3

Los dientes transmiten fuerzas masticatorias a la mandíbula. Así se mantiene la salud del hueso y la forma de la mandíbula. Si se pierden uno o más dientes, estas fuerzas cesan y el hueso puede retroceder lentamente, lo que provocará que la forma del óvalo facial cambie con el paso del tiempo.

Los implantes dentales pueden contribuir a evitar el deterioro óseo gradual puesto que reproducen la acción de la raíz original, transmitiendo fuerzas masticatorias al hueso maxilar de una forma natural. Algo que no sucede con métodos convencionales como puentes o prótesis parciales.